10 consejos para no volverte loco trabajando como Community Manager

Consejos para trabajar como Community Manager y social media

Como en cualquier trabajo, si un Community Manager no tiene un método de trabajo adecuado y si no organiza su tiempo y sus herramientas de trabajo, puede entrar en un verdadero caos, perdiendo el tiempo y siendo poco eficiente en su trabajo.

Es verdad que el que no vive no aprende pero que mejor que recibir alguna orientación antes de volverse loco. En éste post sugiero 10 breves consejos para aprender a trabajar de manera organizada y relajada.

  1. Hacer una base de datos con las claves de todas las cuentas en redes sociales y herramientas de publicación 2.0 que gestiones. Es conveniente que la guardes en un sitio on line, que te permita consultarlas desde cualquier lugar y cualquier ordenador, por ejemplo Google Drive http://bit.ly/QdjVZt
  2. Ten una única cuenta de correo de Gmail para administrar los servicios de Google como Google Adwords,  Google Analytics, etc.  Esto evita que tengas servicios duplicados en varias cuentas, te ahorra tiempo y recibes todas las notificaciones de Google en un solo lugar.
  3. Ten a mano un diccionario de gramática  on line para consultar el uso correcto de cualquier palabra. A un Community Manager que se respete no se le perdonan errores de ortografía o mal uso del lenguaje.  Te recomiendo la página oficial de la Real Academia de la Lengua Española  http://www.rae.es/rae.html
  4.  Internet tiene su propio lenguaje y debemos manejar sus términos para entendernos con la comunidad en la red.  Te comparto   dos diccionarios 2.0 dignos de seguir: https://twitter.com/wtf_socialmedia y   https://twitter.com/diccionarioCM
  5. Aprende a manejar algún programa de edición de fotografía para adaptar tus imágenes a Internet y para darles la calidad  adecuada. Como no todos somos expertos en retoque fotográfico ni en desarrollo Web o de aplicaciones, podemos tener una agenda con contactos de colaboradores profesionales, que nos ayuden en caso de necesitarlo.
  6.  Guarda  tus links favoritos en la barra de marcadores de tu explorador,  pero mejor aún es usa un sitio on line como:  https://delicious.com/  a parte de poder  guardar los sitios que más frecuentas para trabajar, puedes compartirlos con tus amigos. También puedes o iniciar sesión en en el explorador de Google Chrome y allí marcar tus favoritos, los podrás ver en cualquier ordenador simplemente iniciando sesión.
  7. Para poder actualizar tus cuentas desde cualquier lugar y aprovechar cualquier buena idea, subiendo imágenes o vídeos,  descárgate las aplicaciones de redes sociales que gestionas en tu Smartphone. Un Community Manager siempre debe tener los ojos y oídos muy abiertos.
  8. Si no publicas imágenes propias, ten una librería de fotos libres de derechos y de buena calidad  que puedas usar en tus posts. Hay muchas opciones, un ejemplo es: http://www.morguefile.com/
  9. Es muy importante inscribirse en blogs y prensa especializada para estar enterado de noticias y actualizaciones de las herramientas que usamos o de las nuevas que surgen. También tienes muchas posibilidades, por ejemplo en éste post de Antonio Torres encontrarás “15 blogs de social media que debes seguir” http://bit.ly/GYbqKN
  10. Por último lo que a un Community Manager no le debe faltar nunca es profesionalismo, ética e ilusión. Hagamos lo que creemos que está bien y que podemos hacer bien. No necesitamos ser superdotados para saber en qué terrenos no podemos entrar, es decir tenemos que ceñirnos a nuestras funciones y capacidades,  en su gran mayoría no somos diseñadores gráficos ni programadores WEB. Nuestro objetivo es ofrecer contenidos de calidad, que inviten a la participación y a la acción.  Nunca debemos entrar en guerra o controversia con nuestros seguidores, aún se aplica eso de que el cliente siempre tiene la razón y lo mejor es detectar las críticas constructivas y transmitirlas a quien corresponda para su estudio y solución.  Nunca perjudicar el trabajo de otros colegas, al contrario hay que crear piña para aprender más y encontrar aliados. Por último, la creatividad es lo que más nos deja desarrollar la ilusión y el que trabaja con ilusión siempre está contento y eso se refleja en el trabajo.

Espero que te hayan parecido útiles éstos consejos y si tienes otros para seguir complementando ésta lista, no dudes en compartirlos en éste post y ayudarnos a seguir construyendo pautas para ser  un buen Community Manager.

Anuncios

Community Manager , el manitas de la red

redes sociales

En este año y medio de auto aprendizaje sobre Social Media y Community Management han pasado por mis ojos muchos blogs, presentaciones, tutoriales,  libros, eventos, congresos, perfiles de profesionales y amigos desinteresados. Poco a poco he ido llenando mi mochila de conocimientos y he ido comprendiendo un mundo nuevo, vertiginoso e inagotable como es Internet. No obstante,  aún no termino de poner punto final al perfil del Community Manager y a sus funciones.

Al ser autónoma y muy pequeña, de tamaño y empresarialmente, cada experiencia, cliente o contrato han sido un total desafío porque he tenido que adaptarme a sus necesidades,  presupuestos e incluso al grado de fe o convencimiento sobre su participación en el mundo on line.

Intento enmarcar mi oficio como consultora estratégica de Social Media,  pero esta labor se vuelve cada vez menos conceptual y cada vez más práctica y multifuncional.  Aunque la estrategia es la clave del éxito en cualquier acción de Internet, de nada sirve si no se tienen conocimientos de comunicación, marketing, piscología, política, antropología, diseño gráfico y fotográfico, etc;  eso sin contar el conocimiento multisectorial que se debe desarrollar,  si aún no nos hemos decidido por un solo sector empresarial o social.

Cuando estudiaba periodismo, recuerdo mi cara de desconcierto cuando un profesor me dijo que con esa carrera iba a saber de todo y a especializarme  en nada,  pues ahora de Community Manager hay que saber de todo y especializarme en todo, si se quiere ser uno de los buenos. Así que horas, horas y horas nunca serán suficientes para absorber tanta información y aplicarla, incluso ser un friki debe ser un requisito básico para ejercer esta actividad.

Si mis compañeros de clase en Aula CM ven este post  espero que no se asusten, porque puedo decir que ser Community Manager es la respuesta que no pude darle a mi  profesor de periodismo aquel día; no sólo me he especializado en algo sino que he encontrado una rama de la comunicación que todos los días me sorprende, me emociona,  me deja obsoleta y me hace estar con los ojos y los oídos muy abiertos. Y lo mejor,  ser Community Manager me  hace partícipe directa de la gran revolución digital que estamos viviendo.

Pequeños pero eficaces en la WEB 2.0

Recuerdo cuando trabajaba como editora de contenidos “on line” en una empresa americana en el año 2001 y un compañero informático me adelantó, como si fuese una premonición, que pronto controlaríamos  nuestra vida a través de un teléfono o un único dispositivo. Pedir una pizza, llamar un taxi, hacer la compra, preparar una presentación, ver la tele, leer la prensa, escuchar la radio, etc. sería posible con un click o una tecla.  Y yo, con la inocencia de los 23 años y mi primer trabajo en el que teníamos como herramientas las clásicas WEB y una plataforma para enviar mensajes de texto de 120 caracteres a móviles  Nokia, que eran  tan grandes como el teléfono fijo de casa, pensé que podía tratarse de una exageración o del argumento de una película de Steven Spielberg.  Pues aquí estamos entre las nuevas tecnologías y la WEB 2.0.

Comento esto porque si para mi ha sido revolucionario, acelerado y excitante este flujo de novedades tecnológicas, he visto que para pequeños empresarios y empresarias que se han concentrado muchos años en su idea de negocio todo esto es aún más frenético y a veces intimidante. La buena noticia es que no nos debe preocupar sino que al contrario es motivo de alegría contar con una vía de comunicación barata, rápida y eficaz; una tecnología que está al alcance de todos, grandes y pequeños.

Hay que entrar en el mundo WEB 2.0 sin duda, lo importante es determinar en dónde, cuándo y cómo.  No pensemos que se trata de una moda, pensemos que contamos con herramientas  para usar con inteligencia, creatividad  y constancia. Nuestra condición de pequeña o mediana empresa no nos priva del derecho a participar y podemos llegar a ser altamente eficaces. No obstante, como lo he mencionado en las charlas sobre WEB 2,0 en Pymes: de nada nos sirve estar en la guerra sin una estrategia porque correremos el riesgo de ser abatidos.

Para empezar debemos respondernos algunas preguntas:

  1. Qué mensaje quiero transmitir
  2. A qué público o públicos  me quiero dirigir
  3. Qué objetivos empresariales y de comunicación tengo
  4. Qué canal es idóneo para transmitir mi mensaje a los públicos que he definido
  5. Por qué elijo redes sociales y no un canal de comunicación o publicidad tradicional
  6. Si voy a participar en Internet que herramienta me conviene más
  7. Con qué personas, conocimientos y tiempo cuento para la gestión de la estrategia

Una vez tengamos las respuestas a estos interrogantes debemos empezar a trabajar, por nuestra cuenta o buscar ayuda de personas que se dediquen a esto seriamente. Como somos pequeños y tenemos pocos recursos podemos contar con un empleado que pueda dedicarle el tiempo suficiente a esta tarea o nosotros mismos, siempre y cuando seamos constantes y comprometidos con el seguimiento. Un perfil de Facebook que no se actualice y no atraiga a nuestro público puede lograr el resultado contrario al que deseamos.

Posibilidades en la WEB 2.0 hay muchas: Facebook , Twitter, Youtube, Blogger, Flickr, linked In, etc. así que debemos pensar cuál de ellas nos conviene más, cuál se adapta a nuestra estrategia de comunicación y alistarnos a la batalla. 

Para terminar hay que tener en cuenta que sólo si evaluamos resultados podremos confirmar la eficacia de nuestro plan de comunicación. Así que para ello nos podemos ayudar con herramientas, algunas gratuitas y otras de pago, que nos arrojan datos como las estadísticas de Facebook, Socialmention, Google blogsearch…

No olvidemos contestar a los usuarios cualquier pregunta o comentario y estar preparados para las críticas, que más que miedo nos deben motivar para hacer cambios y mejorar.